Un mundo nuevo en nuestros corazones

De forma sintética y para que todo el mundo se entere. Existen actualmente dos tipos de izquierdas. La izquierda pura y la izquierda posibilista. La izquierda pura es anti-capitalista. Defiende la creación de un mundo donde no existan las dos grandes herramientas del poder capitalista: el dinero que se crea de la nada a partir de la deuda y la gran acumulación de propiedad privada. Esta izquierda también es denominada post capitalista. La otra izquierda es la marrana del sistema. Es una izquierda que dentro del sistema, una izquierda capitalista, que defiende el acceso al capital de todas las clases sociales, y que, dentro del marco de la social-democracia, pretende corregir la desigualdad económica y social mediante la creación de derechos. Esta izquierda, capitalista, suele estar representada por una burguesía baja y media de corte intelectual, con gran poder simbólico en su haber, y que sabe que sin lo público, se vería seriamente dañada. La defensa de ‘los de abajo’ es una cuestión, por un lado, de ideales, pero también estratégica, porque sabe que la masa electoral proviene de la base de la pirámide, desideologizada, o mejor dicho, con un marco subconsciente capitalista. La clase obrera, que tiene aspiraciones, que se cree clase media, que se avergonzaría y pondría el grito en el cielo si alguien la llamara clase obrera, porque es un término despectivo, al igual que no quiere ni oír hablar de los pobres, que no son ellos, porque quieren estar lejos, para que no se les pegue su mala suerte. Esta clase que estaría contenta si tuviera un piso, un coche, hijos y dinero para irse de vaciones. Pero como ya no puede acceder a ello, se conforma gastando el sobrante de sus ahorros en los outlets de centros comerciales, comprando ropa y más ropa, y tecnología, con el fin de aparentar ese estatus que en el fondo le ha sido negado.

Deja un comentario

error: Este contenido está protegido, no puedes copiarlo ni publicarlo en otro sitio web.