Desvirgado por una virgen: la gran cita (73)

–Buenas noches, Islanovska, gracias por tu puntualidad. –No es necesario que te levantes, yo me puedo sentar sola, gracias. –Pensaba que en tu cultura los hombres tienen que expresar su caballerosidad a través de estos detalles. –Ya, bueno, el profesor Martin me ha dicho que querías hablar conmigo de un asunto laboral. –Martin, qué perro … Leer más

error: Este contenido está protegido, no puedes copiarlo ni publicarlo en otro sitio web.