Un cuento de Navidad en Puerto Real

Conducía de vuelta a casa de realizar mis compras de Navidad agobiado; agobiado y harto; harto de lluvia, de coche, de tráfico, de aparcamientos, de gentes, de colas, de empujones y atropellos, de arbolitos desde octubre, de adornitos navideños de diseño, de villancicos sin parar, de no encontrar lo que buscaba, de acabar comprando lo … Leer más

error: Este contenido está protegido, no puedes copiarlo ni publicarlo en otro sitio web.