La mujer naranja (29)

Entro en palacio tras la furgoneta y, la camilla corre que se las pela por un gran pasillo hasta llegar a un gran salón donde, si mis ojos no me engañan, está María Sabina en trance esperándola. Extrañado por encontrarme a esta mujer aquí, consulto las fuentes de la época y, una vez más, en … Leer más

error: Este contenido está protegido, no puedes copiarlo ni publicarlo en otro sitio web.