Despedida del narratario

Quien quiera saber más de la vida del doctor Roger, después de su etapa del Kalifornia’s Dreaming, encontrará más información en la novela La Revolución Invisible. Quien, por el contrario, esté interesado en lo que fue de Miguel Ángel, del amigo que le llamó después de la deliberación del jurado y del teniente Mac Cain … Leer más

Final: Alla fine, nessuno muore di amore

Estoy en una depresión total. Llebo seis meses sin salir de casa. Me he pasado durmiendo como una marmota prácticamente la mayoría del tiempo. Rosa me ha llamado esta mañana para despedirse. Estaba muy afectada. Pobrecita, yo también la quiero mucho. Al final de la conversación, me he enterado de que quien, en realidad, se … Leer más

Negro: La sentencia

—El jurado de este tribunal declara al acusado del cargo de cuatro asesinatos INOCENTE. Pareciera que me salvé, pero no fue así. A las tres semanas otra vez estaba en un juicio. El gobierno de los EEUU me demandaba por un delito contra la salud pública. En los siguientes días, comenzaron a salir en la … Leer más

Negro: La prueba de convicción

—Hola, soy el presidente de la mesa, me llamo Jorge y me toca comunicar algunas cosas. Antes de abrir la sesión, tengo que explicaros la que me ha parecido a mí la mejor dinámica para llevar la deliberación. Se nos ha dicho que debemos pensar todo este tiempo en la película que nos han pasado … Leer más

Negro: El alegato final

—Tiene la palabra el abogado de la defensa. —Debemos admitir que respetamos la manera de pensar de todo el mundo, así son las libertades en EEUU. Miren a este hombre. Es difícil de clasificar. Por un lado es investigador, por otro, empresario de la industria del sexo. Este hombre crea 2000 puestos de trabajos al … Leer más

Aparición del cuarto cadáver (2)

—Está bien. Voy a ponerme manos a la obra. En estos momentos, me alegro más que nunca de haber sometido el negocio al cumplimiento de una estricta metodología. —Se puede, don Roger. —Rosa, perdona, no es que quiera resultar descortés, pero… —Lo siento, lo siento, se me ha vuelto a escapar. —Querida Rosa, ya te … Leer más

error: Este contenido está protegido, no puedes copiarlo ni publicarlo en otro sitio web.