Pesadilla antes de Navidad

Al despertar, me sentí sobrecogido por un silencio pesado, gravitante, eléctrico. Afuera, la nieve había dejado de caer. Qué raro, me dije, aquí siempre nieva. Los gruesos cristales de las ventanas, desnudos, me ofrecían una noche apacible, iluminada por la luz de las estrellas. Aún embargado por esta extraña atmósfera, cogí mis zapatillas y bajé … Leer más

error: Este contenido está protegido, no puedes copiarlo ni publicarlo en otro sitio web.