La mía muerte

Que queriéndome dar muerte dulce me dieron una muerte horrible, eso lo sé yo y los que allí estaban mirando el mal de cara, en toda su desnudez. Los invisibles me suplicaron que saliera lo antes posible, para no sufrir inútilmente, y me susurraban al oído una vida nueva en un Súper Mundo Feliz llena … Leer más

error: Este contenido está protegido, no puedes copiarlo ni publicarlo en otro sitio web.