Blog

Igual que Marx dijo una vez ’obreros del mundo, uníos’, y de hecho, quien haya ido a su tumba en Londres podrá comprobar que este es el lema o epitafio que cubre su lápida, yo le digo a todos los obreros y, por ende, a todos los pobres que no poseen propiedad privada y que viven al día o a crédito, y que no pueden hacer otra cosa en la vida que trabajar para pagarse su vida por unas cuantas monedas, porque todo lo que producen se lo roban por la puta cara, a toda esa gente yo les digo bien alto y bien claro:

–Si habéis pensado, por tan solo un momento de vuestras vidas, que los burguesitos os van a sacar las castañas del fuego, os van a solucionar la papeleta, la lleváis clara.

Palabrita de niño pijo-burgués, que he crecido en este ambiente y creédme, os calamos a la mínima.

Una ese aspirada, un tono de voz más alto que otro, unos zapatos que huelen a plástico, una ropa de mala calidad, que arruga y no se ciñe al cuerpo, unas uñas mal cuidadas y un sin fin de detalles que a nosotros nos hacen percibir, por muchos estudios universitarios que digáis que tenéis, que no sois de nuestra clase social.

Y ya os lo digo, por favor, mentalizaros. Cuando vengáis a nuestras casas a limpiar la mierda que nosotros ensuciamos, a fregar nuestros baños, a cuidar de nuestros hijos mientras nosotros hacemos cosas de personas inteligentes, a hacer nuestras camas y a cocinar la comida que nosotros nos comemos, por favor, os lo vuelvo a repetir, no caigais en el error de CONTADNOS VUESTROS PROBLEMAS.

Los burguesitos no queremos escuchar los problemas de la clase obrera. ¿Qué podemos hacer nosotros? NADA. Bastante tenemos con nuestros pequeñitas y estúpidas complicaciones como que nuestro hijo tiene fiebre y que por qué será, o que quizás haya atasco cuando vayamos de vacaciones, o que Menganito me ha dicho esto y no le aguanto.

Además, nosotros no somos ricos. Vivimos de nuestro trabajo hiper-cualificado, porque para eso, hemos estudiado y si tenemos algo más, es porque para nosotros el capitalismo es comprar una casa, ya que a nosotros sí que los bancos nos dan hipotecas post-coronavirus, y la alquilamos más cara para que nos caiga un extra todos los meses, y hacer lo que decía Rockefeller, que el dinero trabaje por nosotros. A costa de nuevo, de los mismos de siempre, de esa clase social que, por lo que sea, tiene trabajos no cualificados, peores pagados, y nunca podrán comprar una vivienda.

Sí, nosotros también le chupamos la sangre a los obreros, mediante el capitalismo rentista, porque esto es el capitalismo, y como dice el patriarcado, maricón el último. Y el tonto este especula, y los de arriba, hacen más dinero, con grandes masas de dinero, y nosotros, que hemos estudiado, no vamos a ser menos.

Por eso, insisto, no vengáis a contarnos vuestras tristezas, que vienen de que sois corkys, y no sabéis tomar decisiones. Que tu hija se ha quedado embarazada ya dos veces y solo tiene 25 años, ¿y qué culpa tengo yo? No me eches tus mierdas encima, porque bastante tengo con atender a un paciente en la sanidad pública cada cinco minutos y no curar a nadie, solamente ser una gestor eficiente de la enfermedad y en el caso de que esta enfermedad sea coronavirus o cáncer, solamente soy un gestor de la muerte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!

Has entrado en la versión beta de Universo Borg. Hasta el 1 de Enero del 2021, no se lanzará la versión oficial. Gracias por haber venido.

X