Blog

PIERO PAOLO PASSOLINI

MUERTE AL POETA

El primer puñetazo fue el que más dolió. A partir de allí, ya no sentí nada, a pesar de la brutalidad de la paliza. No sé exactamente en qué momento morí, y es posible que muriera antes de que mi cuerpo lo hiciera, aunque no sé muy bien si eso es posible, pero creo que en mi caso fue así. Ya no sentía nada, y a pesar de eso, aún no había salido de mi cuerpo. Como estaba distanciado de mis sentidos, podía mirar frente a frente, con la frialdad de un científico la cara de los que me estaban ’amazzando’, su ira, su descontrol, su rabia, su violencia absurda, y me preguntaba, como si estuviera ya en el paraíso comiendo las manzanas azules, en qué estarían pensando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!
error: Content is protected !!