Blog

Ok. Perfecto. Ya tengo planeada la estrategia a seguir con esta chica. Os advierto de que las frikis son harina de otro costal. Están poseídas por su cerebro. Solo les importa alimentarlo de información. No les interesa casarse, tener hijos, depilarse, andar con tacones, etc. Solo quieren saber. Ellas miran a los libros y ningún hombre las mira a ellas. La mayoría de estas mujeres no llegan a tener pareja nunca. Además, tanto aislamiento las vuelve hiper-platónicas. Son soñadoras y románticas. Problema: están en constante conflicto con los estereotipos machistas de las sociedades patriarcales en las cuales tanto ellas como nosotros, los hombres sensibles, tenemos la desgracia de vivir. Es una paradoja, ya que huyen de las convenciones al uso, no están deseando atrapar a un hombre para casarse y dedicarse a servirle y a tener hijos; pero, por otra parte, cuando piensan en el amor, lo hacen de la misma manera en que las enseñaron de pequeñas. Con lo que, pensándolo mejor, una vez que uno se documenta convenientemente, ligarse a una friki es pan comido. Bienvenido seas, Príncipe Azul. Para conquistar a esta mujer, hay que montar un teatro, una ficción en la realidad que se corresponda con la fantasía del príncipe azul que tiene ella en su subconsciente. El arquetipo, que diría Jung. Así se producirá lo que la premio Nobel Alexia Zyanya ha denominado un patternmatching, esto es: dos patrones, uno mental y otro real, que se superponen y proyectan el uno sobre el otro, creando la sensación de que nuestro sueño se está convirtiendo en realidad. El amor, señoras y señores, es la modalidad más intensa de identificación entre los seres vivos. Perfecto. Os informo de que he estructurado el proceso de seducción (que acabará en pedida de matrimonio, of course, yo soy un romántico también) en las siguientes fases: flechazo, azar, coincidencia, destino, humor, Facebook, correo, móvil, teléfono fijo, peli-casa, primer encuentro sexual, relación sexual sin compromiso, episodio de celos, pareja, matrimonio e hijos. Ahora voy dormir, son las diez de la mañana ya. Soy un adicto a la noche. Noctámbulo sin remedio. Mañana me espera un día duro. Tengo que comprarme ropa adecuada para la ocasión. A partir de ahora soy un galán. Una síntesis de macho Alfa con macho Beta. Me convertiré en el hombre de sus sueños. Realizaré todas sus fantasías, hasta las más estúpidas, le prometeré que yo, siempre, la voy a cuidar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!
error: Content is protected !!