El secreto en competición y en conspiración

¿Qué pasa cuando dos personas desean que se ‘haga realidad’ dos cosas totalmente opuestas.

Esto se comprende mejor poniendo ejemplos de procedentes del mundo político.

Imaginemos un mundo en el que yo deseo que la gente de piel blanca sean individuos libres, mientras que la gente de piel negra sea esclava de los humanos de piel blanca.

En frente de mí, tenemos a una persona que desea, con todas sus fuerzas, que en la realidad real, y percibible por todos, sean los negros los privilegiados y los que esclavicen a los blancos.

Supongamos que podemos medir mediante un invento la fuerza con la que el pensamiento atrae el patrón cuántico al patrón físico. Y que en los dos casos, esta fuerza es exactamente igual. Esto es, el hombre blanco lo desea con la misma fuerza que el hombre negro. ¿Quién de los dos gana?

He aquí la principal limitación de la teoría de la ley de la atracción, conocida popularmente como El Secreto.

Deja un comentario

error: Este contenido está protegido, no puedes copiarlo ni publicarlo en otro sitio web.