Blog

memorias-pije-desclasade-universo_borg (1)

Yo intengo adaptarme a la sociología de la clase obrera; o mejor dicho, de la clase obrera aspiracional, esa que se piensa que por tener coche a crédito y piso a hipoteca y un contrato indefinido, ya es burguesía, aunque los únicos libros que tenga en casa sean aquellos que en el colegio le mandan a sus hijos.

Yo hago, como digo, todo lo posible, pero hay cosas que superan ya los cimientos de mi educación de niño pijo, de colegio privado, de 1000 pavos al mes, y que dios me perdone, si es que existe. Yo por si acaso, me encomiendo, que aquí nadie las tiene todas consigo, sea lo que sea y tenga las creencias espirituales que tenga.

Bueno, pues al tema, que luego me echan la bronca.

Pues resulta que he cambiado mi gimnasio DE PUTA MADRE con una sala de máquinas que era una hermosura, pista de padel, un spa que triplica el tamaño de los parques infantiles de aquí de AlGitaf donde los padres desarrollistas apilan a sus hijos, pensando que eso está bien, y sin preocuparse por reclamar al ayuntamiento nada más.

Y lo he cambiado por un mini-gim del Sur de MADRID, hiper colapsado, con un spa que da risa, una sauna en la que se meten chorrocientas personas de toda forma, contenido y condición, y que, imitando su estilo de hablar, tienen la puta costumbre de rascarse la piel muerta y sacársela luego del hueco de las uñas y soltarla ahí en la sauna, cuando no pegarla en el cristal o en los asientos, como si fuera un Pollock pero con masilla, como el yeso que se aplasta a la hora de darle a otra cara a una pared de ladrillo visto de piso de protección oficial del estado. (Ver entrada sobre por qué los socio-comunistas tratan como ratas a los pobres construyendo edificios malos para ellos y pretende que nosotros, la clase superior, los trate con ‘humanidad”, cuando los primeros que les faltan el respeto son ellos.)

Total,

Volviendo al tema:

Un puto asco.

Bueno, pues por si fuera poco, el tomate ya del remate, (jijiji, soy un disléxico de la fraseología popular), viene cuando los tíos del Sur, así, sí, GENERALIZANDO, por mis santos cojones, y qué? tienen LA PUTA COSTUMBRE, que diría el papa patriarcal de la Tamara, mi Tami:

DE SECARSE LOS HUEVOS CON EL SECADOR DEL GIMNASIO

Y se quedan más anchos que largos, por qué, pues ¿por qué NO?

Y no hay más que hablar.

Y DA IGUAL que te les quedes mirando, nooooo, eso les infla más. Así son, y yo, sinceramente, lucho, lucho mucho contra mis prejuicios de clase, y pienso que por dos garbanzos negros, no vamos a joder todo el cocido de la clase obrera de AlGitaf, pero esto ya me ha superado.

Así que ahora, lo siento, pero he introducido mi primera mentira en la pareja. Mentira blanca, mentira piadosa, mentira por el bien de todos, y le digo a la Tami que me voy al gim del Sur cuando en el fondo me voy al gim del Norte, el de MajaK’honda, y como tenemos horarios distintos, no hay forma de que me pille. Y demasiado me estoy conteniendo, tratando de hacer posible por tener la moral de los humildes, porque nosotros somos la estructura del mal y aprendemos a ser cabrones desde la primera novatada que nos hacen en el colegio y debo confesaros que nos divertimos siendo sádicos, porque no tenemos que luchar por nuestra subsistencia, y tenemos que encontrar divertimentos más refinados.

Y, además, ya tengo el culo pelao de leer a la detective Borg, y debo confesar que no siento nada de remordimiento por no decir la verdad, porque otros mienten para ocultar cosas más gordas que la mía, y mira, todo sea por la paz y la armonía y la convivencia entre dos personas de clases sociales opuestas.

Y sí, soy pije, y qué? ¿Tienes algún poblema o problema?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *