Blog

En el gabinete de psicología del doctor Holtz

—Hola, Miguel Ángel, hace un día precioso hoy, ¿verdad?

—Todos los días son preciosos, especialmente en esta época del año en New York.

—Es cierto. Ya tengo aquí los resultados de su test de inteligencia. Las cifras son normales, tiene usted una inteligencia media. Contestar mal es un poco extraño en alguien que lo sabe todo, ¿no le parece?

—Hay muchos tipos de inteligencia.

—Ya, perdone que le insista, pero, ¿no le parece un poco una contradicción ya que usted se comporta siempre como si lo supiera todo?

—Por lo que veo, usted piensa que yo me debería plantear lo que yo pienso de mí mismo porque no he contestado correctamente a las preguntas de su test. ¿No es así?

—Yo solo digo que es imposible saberlo todo y no unas preguntas de test, que para un sabelotodo tienen que ser muy fáciles de responder.

—¿Me puede dar un ejemplo de alguna respuesta en la que me haya equivocado?

—Bueno, en realidad, hay muchas, de qué quiere, ¿de matemáticas, de lengua, de…?

—De lengua, por favor.

—Perfecto. Aquí se le da a usted una serie de letras con las que tiene que construir una palabra. Se ha equivocado por completo.

—No es cierto. Las palabras que he puesto existen en el diccionario y lo podéis comprobar en el diccionario diacrónico, histórico, de la lengua inglesa. Estas palabras existen, pero no pertenecen al inglés actual, ahora ya se han perdido en el tiempo, porque la gente no las usa, pero existen.

—Está bien. Vale. Hoy he tenido un día agotador. De verdad que no me gustaría iniciar otra discusión más sobre los test de inteligencia. Hay unos estándares de test y nosotros hemos seguido los que recomienda el gobierno americano.

—Me parece perfecto. Yo no le voy a decir nada. Pasemos a la otra prueba, tal y como me ha propuesto.

—Gracias, de verdad. Gracias. ¿Dígame, qué ve usted aquí?

—Claramente, eso es un pattern matching por entrelazamiento cuántico.

—Perdone, no le comprendo, eso qué es. El caso es que me suena, pero ahora no me acuerdo.

—Pobre, Alexia, nadie la comprende.

—El campo de Alexia no es mi campo.

—Nadie está en el campo de Alexia salvo Alexia. Pobre Cisne Negro. En esta foto, hay billones de entrelazamientos cuánticos que están conectando los patrones de los que la foto está compuesta con otros patrones del universo entrelazados cuánticamente. ¿Lo entiende?

—No.

—¿Quiere que se lo explique con una parábola?

—No, gracias. Pasemos a otra parte.

—Como quiera. Bien. Esto es la súper nova de la que luego saldrá el próximo planeta tierra. Hay muchos en el universo como este, ¿sabe?

—Y, aquí, ¿qué ve?

—Yo, en esta, lo que veo es una burda representación de la energía oscura.

—…

—Si no se lo explico, nunca podrá llegar a ver lo que yo veo en la imagen.

—Muchas gracias por su consideración, Miguel Ángel. La prueba ha terminado.

—Ah, ¿pero no son diez?

—No es necesario. Con esto es más que suficiente. Muchas gracias por su colaboración.

—De nada, para mí siempre es un placer hacer que la gente se sienta lo mejor posible.

—Gracias, Miguel Ángel. Hasta mañana.

—Hasta mañana, doctor Holtz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Universo Borg
error: Content is protected !!