Blog

En el gabinete de psicología del doctor Holtz

—Hooooola, Alexia, ¿cómo te encuentras hoy?

—Gris, como el día.

—Bien, bueno, ¿te gustaría saber el resultado de las pruebas de coeficiente intelectual?

—Ya lo sé.

—Ah, ¿sí? ¿Y por qué lo sabes?

—Mire, vayamos al grano. Como usted habrá podido comprobar, he contestado a las preguntas siguiendo un patrón. Los resultados de las preguntas puestas en fila constituyen palabras.

—Ya, Alexia, nos hemos dado cuenta. Pero era un test de inteligencia no un crucigrama.

—Un test de inteligencia es un crucigrama. En los dos, el conocimiento y no la inteligencia que tengamos nos ayuda a ir más rápido en el procesamiento y resolución del problema planteado, tanto en el test como en el crucigrama.

—Un test no es un crucigrama, en un test se miden diferentes tipos de inteligencia, en un crucigrama se pone a prueba la inteligencia lingüística.

—Los test de inteligencia tienen dos errores de base. Uno, piensan que evalúan procesos mentales cuando en realidad evalúan conocimientos y coherencia en las respuestas. Y dos, solo contemplan una resolución a la pregunta que plantean, dando por supuesto que hay un tipo de lógica universal que reina en todos los cerebros de la humanidad y que los test se basa en ellas. Cuando la lógica, como ya he puesto de manifiesto en mis estudios, es una construcción más del cerebro, son patrones de última abstracción, es construible, como demuestra la historia del pensamiento. Pero como la gente no lee, no sabe que, en realidad, no hemos descubierto las leyes de la lógica, sino que las hemos construido y, por tanto, son relativas.

—No estoy de acuerdo. En cualquier caso, le recuerdo que esta no es una situación en la que estemos los dos aquí para discutir teóricamente de este asunto. Esto es una consulta y estamos intentando hacerte unas pruebas.

—No crea que se me está escapando el hecho de que me ha acabado tuteando, cuando no le he dado esa confianza. Usted me puede poner la siguiente cadena de números: 2 4 6 8 como pregunta del test. Para resolverla tal y como vosotros esperáis, tengo que saber, primero, qué es una serie y, segundo, descubrir cómo disminuye o aumenta, en este caso en concreto sería n+2. Toda persona que haya hecho la enseñanza secundaria en Occidente responde a esto. ¿Pero significa que un niño de África que no ha aprendido nada de esto, porque en su entorno mediato le parece inútil, no es inteligente?

—Ya, vamos a ver si logramos ser un poco más rápidos en lo que hemos venido a hacer aquí.

—No. Es que es injusto.

—Por favor, le pido que pasemos a la siguiente prueba.

—No, porque vamos a ver, si usted me pregunta: Cuando se levanta por las mañanas para ir a trabajar no siente ninguna motivación. A contestar entre 10, muy acuerdo y 0, en total desacuerdo con la afirmación planteada. O mejor aún, otro ejemplo, que, por cierto, también me preguntasteis: Muy a menudo se le pasan pensamientos de que su jefe es un incompetente y de que usted es mejor que él. 10 para mostrarse muy acuerdo con esta afirmación y 0 para estar en desacuerdo. Joder, esto es un test de rebeldía social, donde quieres evaluar qué grado de intolerancia tiene el sujeto a la jerarquía laboral. Y esto es injusto, una vergüenza, no veo la ética aquí por ninguna parte.

—Bueno. Bueno. A mí, la verdad, es que no me gustaría entrar en una discusión sobre ese tema, como le llevo ya insistiendo muy educadamente desde hace unos minutos. ¿No le importaría que pasáramos a la siguiente prueba?

—Muy bien, ahora te trataré de tu. Hombre, el test de Roschard. Qué interesante.

—Bueno, creo que tienes un problema de perspectiva. Ahora eres la paciente, debes desempeñar ese rol, no estás investigando.

—No. Me están investigando ustedes a mí. Solo que con medios muy rudimentarios. Eso es lo que quiero yo decir.

—Pero esa es su opinión. Yo estoy aquí para hacer un trabajo, que es ocuparme de usted. ¿Podría tener un poco más de consideración con mi persona?

—Vamos a dejar el tema. Acabemos esto cuanto antes. Veamos. Aquí veo una mancha de petróleo enorme, sobre un mar blanco, limpio, impoluto. A continuación, veo cinco cabezas de delfines, con las cabezas completamente sumidas en petróleo, intentando respirar pero pensando en la muerte a la vez.

—Y aquí, ¿qué ves?

—Pues en esta imagen veo una mancha, no se me ocurre nada más.

—Muchas gracias, Alexia, por tu o su colaboración. Puedes marcharte o puede marcharse.

—¿Ves usted cómo el lenguaje no es lógico?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Universo Borg
error: Content is protected !!