Blog

LA COCINA ANTIGRAVITATORIA

—Por cierto —le dije a mi tripulación—, en ese grupo, ¿no estaba el tipo bajito que os mencioné antes? Un cigarrón, eso es, un cigarrón.

—Casualidad, capitán —contestó Gamba en Escabeche—, pero continúe, continúe.

Y continué:

No importaba cuánto de ultrapeligroso fuera aquel lugar. Merecía la pena. Atracar allí significaba recargar de energía tus velas o motores por largo tiempo.

Atracar allí significaba recargar tu estómago por más tiempo todavía.

Y es que los hermanos Lombardi, (¡ay estos hermanos Lombardi! Que siempre me provocan un sonriente suspiro estomacal cuando los evoco,) manejaban sus tentáculos como nadie, y lo mejor de todo es que tenían el mismo número de tentáculos en la cabeza que en los pies y con cada uno de ellos cortaban, desplazaban y sazonaban cada uno de los ingredientes de la Baloon: carnes de la plazería, quesos de la parmasería, jamón de la jamonería y aceitunas de…de la aceitunecería será, ¿qué se yo?

El caso es que echaban todos los alimentos ahí a cascoporrro a una cocina antigravitatoria.

Quéee????

Que no sabes qué es una cocina antigravitatoriAAAAA?

puedes seguir leyendo en Amazon

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!

Has entrado en la versión beta de Universo Borg. Hasta el 1 de Enero del 2021, no se lanzará la versión oficial. Gracias por haber venido.

X