Ahora, ya no aplaudimos a Belén Esteban, ni a Ana Rosa Quintana, ni a German Tech, ni a la madre que los parió a todos ellos, ahora salimos todas las tardes a aplaudir a los que NOS SACAN LAS CASTAÑAS DEL FUEGO, a esa gente que siempre estuvo allí, sobre-explotada, en la que nunca nos fijamos, y que ahora vemos más que nunca que se sacrifican por nosotros, NOSOTROS que somos unos melones, unos zoquetes, que vamos a los partidos a cantar oé oé oé, y arriba España, nosotros que no nos hemos aprendido de memoria un poema en nuestra puta vida, salvo el de ’por cien cañones por banda’ y alguna que otra rima soez, NOSOTROS que no nos merecemos nada, porque queremos que todo nos lo den hecho, que la revolución sea obra de la virgen, y que como hacían los humildes en las poesías de Gonzalo de Berceo, con arrepentirse y hacer tres genuflexiones, basta para que la virgen María obre el milagro, y es que claro, si los milagros existen, para qué coño voy a mover yo el culo por otro mundo posible, allá se las componga Dios, y si Dios no se las compone, entonces, es una prueba más de que no existe, ¿verdad?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!

Has entrado en la versión beta de Universo Borg. Hasta el 1 de Enero del 2021, no se lanzará la versión oficial. Gracias por haber venido.

X