Blog

Cómo me gusta esta frase de Pablo Escobar, presidente, que dice algo así como que los ricos quieren pasar por esta vida como si esto fuera el paraíso, sin que ninguna violencia les atraviese, después de toda la violencia que su acaparación de recursos, su ruindad, su falta de generosidad y su apego a lo material, y al ego, crean en el resto de la población invisible, que encima, para colmo, los alaba, los admira, y les rinden sumisión, como el perro que mueve el rabo cuando su amo toca la campana de Pavlov, aunque luego no les dé de comer todo lo que debería o correspondería a la magnitud de su fortuna.

Oh, no, ¿otra vez? Ya estoy volviendo de la digresión.

Decía que me gusta mucho esa frase, y sin embargo, no es del todo justa, porque voy a decir una cosa y que quede bien clara:

EL CAPITALISMO SOMOS TODOS

Y por mucho que digan, algunos más que otros, NO ES ASÍ.

Porque todos tenemos nuestra cuota de poder social, y si no la ejercemos, dejamos un vacío, como un chat en el que nunca participamos, y ese turno vacío, es aprovechado por otros, que copan tu espacio de poder, y CREEDME, cuando te das cuenta de esto, al momento después, caes en la cuenta también de que AQUÍ HAY ENORMES VACÍOS DE PODER, MASAS DE VACÍO, o VACÍO DE MASAS, que es llenado por personas mediocres pero listas, a lo Albert Rivera, que se han dado cuenta de que ANCHA ES CASTILLA, y oh, sí, muy ancha, porque la gente no se quiere exponer, no quiere que le critiquen en público, no quiere levantar ni que le pregunten en clase, la gente es muy cobarde y muy sumisa, y no le gusta destacar, y quiere pasar desaparcibida por encima de todo, y llegar a su casa, y ocuparse de las cosas que piensa que ella puede controlar, y tener sus hijos, y pasar por esta vida, SIN CAMBIAR A MEJOR ABSOLUTAMENTE NADA, pero eso sí, cuando tiene un problema, porque los tentáculos de La estructura del mal a todos los lados llega, y al que no le toca una cosa, le toca otra, pues cuando esto pasa, y se ven enmierdados, solo tienen que echarle la culpa a los políticos y esperar sentado en su casa, a que algún activista, un abogado de izquierdas, o ser samaritano venga a pensar por él cómo solucionarle la papeleta, para que así él o ella, pueda ya volver a su vida original, trabajar por dinero, irse a tomar cañas con los amigos los sábados por la mañana, familia, Netflix, comprar, sí, comprar cosas nuevas, y por Amazon, baratitas, manchadas de sangre de explotación humana que no se ve ni se huele y te crea la ilusión de que ahorras a la vez que gastas dinero, como dice el anuncio aquel, y todos tan contentos.

Y yo solo digo una cosa para que quede clara y meridiana, una cosa que hemos aprendido con la lectura de La Historia Invisible y de Tempohistoriadores (los escritores de Universo Borg leemos todo lo que aún no ha sido publicado), y es lo siguiente:

Si has pasado por aquí sin hacer nada por un mundo mejor, volverás a ser una cucaracha.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!
error: Content is protected !!