Blog


Mi jefa, la pobrerita súperdotada (la llamamos así en mis dos familias), ha mandado a todos los hombres de su empresa a un taller de feminismo.

Estoy perdiendo facultades y en lugar de poner cara de póker, he resoplado. Y ella, que me tiene calado, que sabe que soy un pijazo que pasó a ser burguesito intelectual de izquierdas, y que ahora vive en su barrio Vallecas, para hacerse el guay, porque tiene una novia de Vallecas, me ha mirado arqueando las cejas, en signo de interrogación y me ha dicho de forma muy prepotente:

—¿Y bien?

–Bien.

Repito como un subnormal, en un juego de inteligencia verbal, de despiste de a ver quién engaña a quién, cuando los dos nos tenemos más que calados.

—Ya, ya —contesta ella.

Y se va.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!
error: Content is protected !!