Blog

Una de las torturas psicológicas que a ELLOS les gusta hacer con las hormiguitas es plantearles dilemas sádicos. Durante el coronavirus, el dilema ha sido este: ¿o economía o salvar vidas? Y a partir de ahí, la cosa se convierte en un no parar: que si cuánta gente tiene que morir para que otras puedan seguir manteniendo su nivel de vida; que cuánto va a durar esto; que el capitalismo no se puede parar, que la producción no se puede parar, que en fin, patatína tomar por culo, ya, palurdos, no os soporto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!
error: Content is protected !!