Blog

6-conspiracion-black-swan-portada-libro-novela-universo-borg

–¡Fulana! ¡Fulana! ¡Eso el lo que te digo yo, que eres, una fulana!

–Pero, ¿la estáis viendo? ¿Cómo se ha puesto? Porque te digo la verdad a la cara, Malena, y la ramera eres tú, que cooobras…

–Yo no cobro, a diferencia de otras que vienen aquí vestiditas de santas…

–Tú si que cobras. Dos días con Christian D‘llafonte y vas a salir en la Gran Nacional, ¿desde cuándo eres modelo? Porque lo de la barra no…

–Mira, Doreta, aaahí está. Envidia. Eso se llama envidia. ¿Qué pasa? Que Chris ha visto talento en mí y, en cambio, tu ex no te ha llamado para lucir la colección en el Gran Nationall.Y eso te escuece, ¿verdad?

–El capullo de mi ex, lo que tendría que hacer, para que lo sepas, es pasarme la manutención, Malena, y dejarse de tonterías de cambiar los jockeis por modelos. Que lo que le gusta es dar la nota. Un notas, eso es lo que es, un notas. Además, ¿el público sabe cómo van a ir vestidas? ¿No? ¡Con un tul! Pa’ que te enteres de lo que va la movida.

–Porque es una colección de sombreros, Doreta, que no has salido del pueblo, cateta…

–Pues sí, y estoy muy orgullosa yo de ser de mi pueblo, que es el mejor del mundo mundial, que se enteren todos, están sus dos hijos que hace dos años ¡dos! que ni lo ven.

–¡PLAF!¡PLAF!¡PLAF!¡PLAF!

–Bueno, tengamos la fiesta en paz, nos vemos mañana en “CHORRETEO IMPRESCINDIBLE” y les invitamos a ver la colección de Christan D‘llafonte, en plena carrera, a lomos de los corceles en la Gran Nacional, patrocinado por nuestra cadena “Tele Cubo”. No se olviden.Estaremos esperándolos mañana.

–(Doreta, voy esta noche a la fiesta del productor, ¿cuántos programas te ha firmado a ti?)

–Buercolini me ha firmado ocho, Malena, yo también voy a su fiesta.

–Pues nos vemos, cariño, a ver si entre las dos les sacamos unos cuantos más.

–Ya se me ocurrirá algo, un beso, hasta después…

[…]

–Me encanta venir a este hipódromo soberbio, magnánimo, espléndido, ¿os gusta mi nuevo sombrero?

–Faltan 4 horas, 32 minutos y 4 segundos para que la carrera hípica por obstáculos más importante del mundo, la Grand National, tenga lugar. No, no me gusta tu sombrero, Napoleón, es impar.

–Carlitos, no te lo he dicho ya mil veces, que no des información sabida por todos, vale que seas autista, pero tonto no eres, ¿no Carlitos? ¿O sí? ¿Podemos empezar ya?

–Tonto tú. Yo leo dos páginas de un libro a la vez. Una con cada ojo. Y luego integro toda la información. Pude lograr que el número de beneficios fuera igual al número pi. Pude contemplar la belleza del número pi y la cantidad de dinero que he ganado en un año al mismo tiempo. Yo no tengo la culpa de tener un cerebro superior en lo único importante de la naturaleza: el cálculo. Y no soy autista, soy Asperger, y el mundo son números, aunque vosotros, en un paso anterior de la evolución, solamente veáis emociones.

–Me aburro. Me aburro. Aburro me.

–¿Qué te aburres, Atila? ¿Pero si esta reunión la has organizado tú? ¿No sientes la emoción de carrera? Mira, mira, ¿la has visto? Karla Plumi, qué buena está esa tía, ¡qué pedazo de tetas, qué culo, qué…qué…! Nunca he visto una hippy con tanta clase. ¡Madre de dios!

–Esa es una potranca buena, Alejandro, si la tuviera aquí encima de esta mesa, como que me llamo Genghis que me la comería.

–TÚ, tú, tÚ, Te comerías hasta esa GRASienta barrIGA QUE TIENES si no tuvieras otra cosa que llevarte a la boca. ¡A ver! Dice aquí que crean esperma humano a partir de las células madre. ¿Es cosa nuestra, Atila?

–Las células madre es un futuro mercado, Moctezuma.

–Yo soy Ramsés, y en la prensa, aparece y aparecerá lo que yo quiera que aparezca. ¿Es que acaso no acordamos demonizar a la ciencia? Estimado Moctezuma, yo disfruto escandalizando a la opinión pública.

–Vale futuro, Ramsés, pero lo importante es que tenga.

–Ya, ya, Atila, y que producir células madres es barato y las vas a vender a precio de riñón, ¿no, roña? Canapés… ¡Valiente mierda de comida me has traído!

–Estila que se lo es, Ghengis.

–¿Pero es que ahora hay un futuro para los faraones? Poca memoria tenemos. Y, para colmo, el video que acabamos de ver. Tenemos que ponernos serios. Antes de que empiece la carrera debemos responder a dos preguntas que surgen de la visualización del video. La primera es por qué y para qué quieren internet. La segunda es si se han puesto de acuerdo. Hay unos cinco mil clientes en el Un Mundo Feliz de Nueva York, de entre ellos, unos dos mil son pacientes. ¿Dios los cría y ellos se juntan? Y, en el caso de que sea así, ¿dónde se juntan? Ya hemos escuchado al jefe de seguridad del búnker y del hotel, los diminutos están siguiéndolos las 24 horas del día y los encuentros que han registrado son completamente irrelevantes a la hora de plantear la existencia de complot. No sé, tal vez, Carlitos tiene razón y me he vuelto tonto y esto es lo más natural del mundo.

–Son impredecibles. Con ellos es imposible determinar si fue por casualidad o por causalidad. Son cisnes negros, joder. Me sudan las manos, Ramsés.

–Ese es uno de los signos de la llegada del Apocalipsis, Napoleón. Está en los escritos antiguos, Nostradamus, cuarteta ochenta y cuatro: y seis pájaros negros caerán en la red, y la red los llevará, todos sabrán que se acerca el final. Siete menos uno. Pues, ya me diréis hacemos qué, Genghis, ¿eh?

–Otro signo de la llegada de tu final es este, Atila, cuarteta ochenta y cinco: cuando el grande la barriga vacieis, caballo el culpable del comerá se. ¡Jo, jo, jo!

–Cálmaaaaros. No me estáis dejando que me concentre en las apuestas. Orus está quince a uno.Y Ghengis tiene razón, tu caballo, Estirado, es un rollo. Serviría mejor para hacer filetes que para correr.

–Esa es uNA MIERDA DE CUarteta y Orus una mieRDA DE CABALLO, Alejandro, ¿qué hacemos los faraones siempre? Anteponernos, prevenir, preveer. Apuesta por este OTRO caballo.

–¿Salvación?

–Gana seguro. ¡JA, JA, ja, aaah, gho, GHO, gho!

–Yo también apostaré por él, Moctezuma. Sugiero que antes de la carrera tengamos perfiladas las líneas de actuación, ¿no, monadas? Primero, tenemos que decidir si les damos internet o no. Segundo, ¿qué vamos a hacer ahora que el Armagedón se avecina? Me refiero a la bola, al globo, al mundo, cariños.

–Joder, Napoleón, que tampoco sabemos cuándo va a pasar. ¿Verdad, Ramsés? ¿Ramsés?

–Apuéstame on-line con tu I-Phone por Cisne, Alejandro. Me gusta ese caballo.

–Está el último, Ramsés.

–Hay que arriesgar.

–Sí, hay que arriesgar, pero Cisne es muy raro, ese caballo tiene los ojos rojos. Me da mucho yu-yu. Está muy cerca. Lo presiento. Pierdo el apetito cuando lo pienso.

–Porque es un caballo muy especial. Tengo la certeza de que va a ganar. Hagamos lo que menos se esperan, démosles internet. Puede ser una fuente de información para conocer cuándo se avecinará el día final. Con Internet, podríamos saber también cuál es el caballo por el que apuestan ellos.

–Adjudicado, démosle Internet. Pásame las bandejas de canapés. Todas. Vuelvo a tener apetito, buena señal.

–Y, ahora, ¿eh? ¿Eh? Moctezuma, ahora, las tuercas a apretar.

–Atila quiere que apretemos las tuercas.

–He entendido a esTE INÚtil que no sabe ni haBLAR, Carlitos. ¿Qué pasaría si la gente se entera de que el último día se acerca?

–Habría que hacer muchas operaciones matemáticas para calcular ese caos. ¿Las hago?

–No, Carlos, el caos es nuestro peor enemigo. No habrá caos porque estarán viaJANDO A LA MISeria, ASUSTADOS y ocuPADOS en soBREVIVIr ¡Hog! ¡Hog! ¡Hog! ¡Llamad a Nexus!

–Toma, Moctezuma, te he conectado. Tendré que ver la carrera con los prismáticos.

–TE JOdes, Alejandro… Nexus, necesitamos tus servicios de jardinería. Queremos que recortes un poco el jardín, porque se está desregularizando. Por ejemplo, al árbol de la Ciencia le han nacido algunas ramas que desprestigian el conjunto.

–No hay ni un solo punto negro en mi cuerpo y quiero que así siga siendo, Nexus.

–Nexus, la última vez te encargamos que cortaras la rama de un árbol con la idea de que esta ausencia matara al árbol entero.

–No se preocupen, señores, el hijo de George Wittgenstein ya tiene los días contados.

–A su hijo fue idea matar mejor, Ghengis.

–Sí, Atila, mandar matar a su hijo fue mejor idea, a veces pareces más siniestro que yo.

–JA, JA, JA. Si ese idiota de Wittgenstein ha apostado en Un Mundo Feliz por Salvación, ha apostado por un caballo NO GANADOR. Bien, así sea, Nexus. Y, ahora, queremos que sigas arreglando el jardín porque todavía no está de nuestro gusto.

–Sus deseos son órdenes para mí, señor.

–Nexus, corta del árbol de la ciencia y comienza a regarlo menos que antes. La necesidad, dicen, agudiza el ingenio. Investigadores que vaYAN CONTRA EL SIStema están FUERA de él. Une cultura y empresa, que la gente se pinte en las uñas la marca de Pucci si es necesario. Y por favor, las malas hierbas que nazcan de la viña del señor hay que cortarlas de raíz. La religión debe volver a su discurso más oscurantista, temeroso y conservador. Nada de aleGRÍA DE VIVIR; protección a la IRA de Dios es lo que ofrece la Iglesia. Otra cosa, divide en partes cada vez más pequeñas la educación, nada de visiones holísticas, estamos en la era de la especialización, hormiguitas obreras que no son conscientes del resultado final. ¿Lo has entendido bien?

–No se preocupe, señor Moctezuma, soy un buen entendedor.

–Y ya sabes, en los medios de comunicación, si hay alguien a quien echarle la culpa, esa señora tiene nombre y se llama crisis. Pon la fábrica de palabras a trabajar en las universidades y en los periódicos.

–Por supuesto, señor Ramsés. Más control sobre las estructuras de poder y conocimiento por lo que veo. Está bien. Sin problema, jefes. Tendrán noticias mías.

–Una última cosita más de nada, si no es mucha molestia interrumpir la despedida: el rey de la marihuana, a la cárcel; a ver si así se le van diluyendo las ideas sobre su legalización.

–Sí, señor Alejandro, no problem.

–Nada más, Nexus. Ya te llamaremos.

–¡Eh, Ramsés, mira!

–¿Qué pasa ahora, Alejandro?

–¡Ja, ja! BUEna apuesta, Ramsés. Cisne, ganador.