Blog

3-conspiracion-black-swan-portada-libro-novela-universo-borg (1)

—Hola, buenos días.

—Perdón por el retraso, mi novio tiene la culpa. Es un pesado, no me deja tranquila, quiere que lo hagamos todo el tiempo.

—No te preocupes. Toma asiento, Valeria.

—Gracias.

—Cuéntame, Valeria. ¿Cómo estás de humor? Hoy vas a vivir una experiencia interesante para tu edad.

—Voy a cumplir 18, aquí, por cierto, el viernes 13, qué gótica soy, chaval, es que me salgo. Nací para ser gótica. ¿Te has fijado en la fecha? Se sale, ¿que no?

—Bueno. Sí. Es posible. ¿Quieres que lo comprobemos? Si te hipnotizamos, a lo mejor sacamos algo en claro sobre esta y algunas cuestiones más. ¿Te apetece?

—Mazo. Sí, sí. Todo lo que sea una experiencia nueva, por mí, ya ves tú, de cabeza.

—Estupendo. Déjame que te conecte estos chismes por aquí, un segundo, no tardo nada. Perfecto. Todo en su sitio. Ahora túmbate en el diván y mira a este péndulo fijamente. Estás muy relajada. Respiras profundamente, el sueño te está viniendo a la mente, como las olas del mar acarician la orilla en un día de calma. Cuando termine de contar hasta tres, te dormirás en una de esas olas, dulcemente.

—…

—Cuéntame un poco. ¿Qué estás viendo?

—Es mi 16 cumpleaños. Acabo de subir a mi habitación del hotel a dejar un regalo. Me hace mucha ilusión, el tío Guido, de Amsterdan, me ha regalado un móvil táctil con internet. Estoy como loca. Voy a por mi tarjeta para encenderlo lo antes posible. Llego a la habitación. Hay un chico sentado en mi cama. En bañador. Tiene un cuerpo atlético impresionante. Está buenísimo.

—¿Le has visto alguna vez?

—No. Nunca. Es la primera vez. Tiene un tatuaje en el omoplato izquierdo. Le pregunto si me puedo acercar a verlo. Es un tulipán rojo con hojas negras. Es el tatuaje más bonito que he visto nunca.

—Pero, tú, ¿dónde estás? ¿Estás viendo la escena desde fuera o desde Valeria?

—No, estoy viéndome a mí desde fuera.

—¿Y ahora qué estás haciendo?

—Estoy tomando unas setas alucinógenas con Alejo. Él me empieza a contar que es un extraterrestre y que ha venido al planeta tierra a cumplir una misión.

—Está bien, Valeria, cuando cuente tres despertarás de tu sueño. Una, dos, tres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *