Protoescritura mía

PROTOESCRITURA 1: Gregorio Olías

CALENTANDO LA CENA UNA NOCHE DE VERANO, Gregorio Olías tomó conciencia más que nunca de que su vida era un puro aburrimiento. Hacía tres cuartos de hora que había salido del trabajo y ya estaba en casa desde hace treinta. Un cuarto de hora en llegar. Siempre tardaba lo mismo. Siempre el mismo trayecto. Todo […]

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!
error: Content is protected !!