Control religioso: Brasil, último sermón del misionero Camilo Boff Ellacuría, adscrito a la Teología de la Liberación antes de su asesinato (78)

–Y yo me pregunto: pero, ¿es que el Señor nos puede exigir que oremos con perseverancia cuando tenemos la sensación de que nuestra oración cae en el vacío? Pedimos paz y cosechamos penas. Pedimos justicia y todos los días en carne propia y en otras carnes vemos que la injusticia se ceba. Pedimos dignidad para … Leer más

Control cultural: El presidente de la empresa DH y la alcaldesa demócrata de Nueva York reconceptualizando los espacios públicos (79)

–Los desayunos en Tiffany’s son sencillamente deliciosos. –Me alegra saber que no es una de esas mujeres que viven todo el tiempo obsesionada por los quilos. –Afortunadamente no engordo y, afortunadamente también, tengo otras cosas más importantes en las que ocupar mi mente, como, por ejemplo, la de llevar a buen puerto esta operación. –¿Sabía … Leer más

Excusatio non petita, accusatio manifesta, Wittgenstein en el confesionario (72)

–Ave María Purísima. –Sin pecado concebida. –Perdóname, padre, porque he pecado. –Cuéntame, hijo, ¿qué es lo que ensucia tu alma? –He ofendido a Dios, padre. He tomado el pan que nos da cada día y lo he vuelto del revés, lo he cortado en sus extremos y, luego, he trazado en el centro un doble … Leer más

Miguel Ángel y Noam Wittgenstein en el restaurante Maxim’s (71)

–Estás a punto de tirar el pan. –Vaya, aun así lo he tirado. –Suele pasar. –Sí, además que sí, basta que te lo digan, para que lo tires. –¿Y por qué le das un beso? –¿Eh? Ah, bueno, la verdad es que no sé, lo he hecho inconscientemente. Siempre lo hago. –El pan, además de … Leer más

El profesor Martin y Noam Wittgenstein (69)

–Querido Noam Wittgenstein, ¿qué tal estás? –Hola, doctor Martin, perdón por el retraso. Nunca había venido aquí. –Ah, sí, claro. Pues es el restaurante de la universidad de New York. Aquí hay un campo de tiro. –Sí, ya lo he visto con el coche al llegar. Dígame, profesor Martin, ¿y por qué no hemos quedado … Leer más

Islanovska y Miguel Ángel: pero lo cierto es que estás perdida en un camino perdido, el traidor del nivel C (68)

–Llorar por impotencia es llanto estéril. Llorar porque los sentimientos rebosan en tu mente es gratificante. ¿Por qué lloras, Islanovska?–¿Qué hace usted aquí? Esta es zona restringida.–A veces, cuando restringes algo, creas un efecto contrario. Como con las drogas en el mundo de hoy.–Señor Miguel Ángel, está prohibido estar aquí.–Ah, ¿sí? ¿Quién lo prohíbe?–Las normas … Leer más

Alexia y Miguel Ángel, el método socrático (61)

 —Hola, ¿estabas esperando a alguien? —A ti. Pero eso ya lo sabías, ¿no? —Me gusta tu sentido del humor. ¿De qué quieres que hablemos hoy? ¿De mí? —¿Sabes ya lo que te voy a preguntar? —Dos más que tú. —Entonces, ¿sabes ya de lo que vamos a hablar en esta conversación? —Sí. —¿Y te gusta … Leer más

error: Este contenido está protegido, no puedes copiarlo ni publicarlo en otro sitio web.