La frecuencia del amor (9)

Alexia y el doctor Emoto escuchan de fondo estas palabras que han cambiado el mundo de la noche a la mañana sin prestarle mucha atención. Lo que ha hecho Miguel Ángel en el Taj Majal es absolutamente asombroso, y aún están analizando las frecuencias musicales del canto, pasándolas a fórmulas matemáticas, e intentando averiguar qué … Leer más

Excusatio non petita, accusatio manifesta, Wittgenstein en el confesionario (72)

–Ave María Purísima. –Sin pecado concebida. –Perdóname, padre, porque he pecado. –Cuéntame, hijo, ¿qué es lo que ensucia tu alma? –He ofendido a Dios, padre. He tomado el pan que nos da cada día y lo he vuelto del revés, lo he cortado en sus extremos y, luego, he trazado en el centro un doble … Leer más

Miguel Ángel y Noam Wittgenstein en el restaurante Maxim’s (71)

–Estás a punto de tirar el pan. –Vaya, aun así lo he tirado. –Suele pasar. –Sí, además que sí, basta que te lo digan, para que lo tires. –¿Y por qué le das un beso? –¿Eh? Ah, bueno, la verdad es que no sé, lo he hecho inconscientemente. Siempre lo hago. –El pan, además de … Leer más

El profesor Martin y Noam Wittgenstein (69)

–Querido Noam Wittgenstein, ¿qué tal estás? –Hola, doctor Martin, perdón por el retraso. Nunca había venido aquí. –Ah, sí, claro. Pues es el restaurante de la universidad de New York. Aquí hay un campo de tiro. –Sí, ya lo he visto con el coche al llegar. Dígame, profesor Martin, ¿y por qué no hemos quedado … Leer más

Ya soy faraón

Moisés o Akenatón o Jergón entró en conflicto con la casta sacerdotal, puesto que defendía que el mapa de puntos toroidales ya no funcionaba, que la energía no corría por ellos, aunque no supiera muy bien por qué, y que si el arca no funcionaba era por esto, y que había que cambiarla de emplazamiento. … Leer más

El secreto en competición y en conspiración

¿Qué pasa cuando dos personas desean que se ‘haga realidad’ dos cosas totalmente opuestas. Esto se comprende mejor poniendo ejemplos de procedentes del mundo político. Imaginemos un mundo en el que yo deseo que la gente de piel blanca sean individuos libres, mientras que la gente de piel negra sea esclava de los humanos de … Leer más

La gran campanada

– De una cosa estoy seguro, y es que ahora estamos mejor. Siempre va a haber alguien que esté descontento, añora, siente nostalgia. No sé muy bien porqué, serían de aquellos que se rodeaban de un ejército de esclavos para realizar sus propias tareas. Sin embargo, ya ve usted, mejor no nos podría ir. Mire … Leer más

Los Faraones en El Montecito, el casino de la serie Las Vegas (101)

–¿Qué haces, Bill? –Un momento, Sue, quiero escuchar el resultado de la lotería interestatal. –Vamos, Bill, no nos vamos a enterar del transmisor. –Cómo se nota que tú no te tienes que preocupar por la jubilación. –Bill, todavía no llegas a los cuarenta. –Lo sé, mira a Fred, un día de mala suerte y jubilado … Leer más

En la noria del parque de New Island, neo-post-romanticismo (91)

–Qué divertido. Mira, Islanovska, desde aquí, se ve el rascacielos de Un Mundo Feliz. Con el brillo de la caída del sol, parece un lingote de oro. –Sí. Se ve raro todo desde aquí fuera, ¿verdad? –Sí, es verdad. ¡Ay, Noam! Ahora me doy cuenta de lo absorbida que estaba por el trabajo. Ocupaba todo … Leer más

No es cotillear es referir (90)

Adil y Miguel Ángel en el cuarto oscuro: No es cotillear, es referir.  —¿Qué haces? —Miro unos videos. —¿De quién? ¿De esa piba? —Sí. —Pero si no lo necesitas. Eres Dios, ¿recuerdas? Se te ha proporcionado acceso directo a todas las cámaras de Un Mundo Feliz, controlas hasta las cámaras de los diminutos. —Nada de … Leer más

Jose, el guarda de seguridad y Miguel Ángel en el cuarto oscuro (85)

–Don Miguel Ángel, don Miguel Ángel, ¿tendría usted la cortesía de tener un momento? –Sí, claro, ¿cómo estás, José? –Pues tirando, ya sabe, la vida es mucha lucha, cuatro niños a tirar pa’lante, aquí no pagan bien, en fin, la cosa está mu mala. Mi hermano ha perdido su casa y se han tenido que … Leer más

Islanovska y Miguel Ángel: pero lo cierto es que estás perdida en un camino perdido, el traidor del nivel C (68)

–Llorar por impotencia es llanto estéril. Llorar porque los sentimientos rebosan en tu mente es gratificante. ¿Por qué lloras, Islanovska?–¿Qué hace usted aquí? Esta es zona restringida.–A veces, cuando restringes algo, creas un efecto contrario. Como con las drogas en el mundo de hoy.–Señor Miguel Ángel, está prohibido estar aquí.–Ah, ¿sí? ¿Quién lo prohíbe?–Las normas … Leer más

Divinos Bits (60)

—Eliza, dar es la materialización física de la esencia de tus sentimientos, de tu constitución, la construcción del universo que tu ojo percibe fue posible porque todo fue dado. La densidad dio expansión, la expansión dio energía, la energía dio vibración, la vibración dio el quanto y el quanto se dio a sí mismo y … Leer más

Valeria, una chica de otros tiempos (36)

—Desde luego, lo que te enseñan en el cole es realmente básico, para memos, tronca, que te lo digo yo, que sé de lo que hablo, que los profesores no tienen ni puta idea, que ellos te sueltan lo que se han memorizado de unos libros que, a su vez, son un batiburrillo de lo … Leer más

Alexia, hipnotizada (32)

—Hola, Alexia. ¿Cómo estás? —Estoy un poco ya hasta los cojones de estas preguntitas de cortesía social con las que se pierde mucho el tiempo, que no significan nada, y que, si no las respondes convenientemente, como mandan las normas sociales no escritas, la gente te dice que eres una maleducada. ¿Cómo estás? Realmente te … Leer más

El secreto de Cañada Real (2)

Nonainononainonoaino…. Aquí hay arte a raudales, que rezuma por todos los poros de la piel. Por fin, ha llegado el gran día del último faraón sobre la faz de la tierra, la gran boda, la boda entre Adil y Salomé. Todos los preparativos están listos para tan excepcional evento, el cual está teniendo lugar en … Leer más

Miguel Ángel, hipnotizado (31)

—Pasa, Miguel Ángel, ¿cómo estás? —Feliz, como siempre. —Supongo que estás informado de los detalles de la prueba. —Lo estoy, muchas gracias. —Bien. ¿Te han hipnotizado alguna vez? —Sí, me he autohipnotizado en más de una ocasión. —Efectivamente. Ya veo que estás, entonces, al tanto de todo. ¿Preparado para contarme todo lo que vea? —Sí, … Leer más

Angustia existencial obrera (1)

Día uno después de la pacificación de la tierra. El medidor de violencia global está bajo mínimos, y según los datos del hacedor, el número de muertes en el planeta ha caído en picado. El calentamiento global se ha frenado también de forma muy brusca, tanto que este hecho, que los científicos están tratando de … Leer más

Miguel Ángel, en el amor espléndido (27)

 –Bien, Miguel Ángel, podemos continuar la sesión del otro día si te parece. Tú dijiste: tú harás mi verbo presente. ¿Cómo puedo hacer tu verbo presente? –Nada, Eliza, hoy comprobarás que no tienes que hacer nada. Sólo tengo que volver y dejar que intentes ayudarme. –Está respondiendo muy bien a la terapia. ¿Cómo se siente? … Leer más

Alexia, no estamos obligados a obedecer leyes no escritas (26)

 –Usted sabe que, si no colabora, no podrá salir de esta institución. Le recuerdo que el estado norteamericano es responsable de su persona, y que esa responsabilidad ha sido legada a Un Mundo Feliz. –Ok, ya vino el argumento del miedo. Muy bien. Usted gana. En fin. Un día pensé en un sueño y lo … Leer más

La hermandad Triple Alfa de la universidad de Harvard: primer flash-back (22)

—Hermanos, bienvenidos al ritual de iniciación de este nuevo curso. Como sabéis, nuestra hermandad siempre se ha caracterizado y siempre será una de las más exclusivistas de nuestro país. Hemos sido los líderes indiscutibles a nivel nacional de las ligas universitarias de fútbol americano, baloncesto y hockey sobre hielo durante los últimos diez años. Somos … Leer más

Miguel Ángel, el juicio de la luz (14)

—Buenas noches, señor Miguel Ángel, espero que la sesión de hoy te sirva también de ayuda. —Llámeme sólo Miguel Ángel, por favor. Está bien, Eliza, crees que puedes ayudarme, ¿no es cierto? —¿En qué crees que puedo ayudarte, Miguel Ángel? —Quiero que me ayudes a que otro mundo sea posible. Nunca vi este mundo tan … Leer más

No tienes que saber, Anicka, tienes que obedecer (13)

—La luz nos conforma a todos. —Sí, ya lo sabía, Eliza. Ahora estoy aprendiendo más aquí que en seis años de colegio. En África, ir al colegio era un castigo. El primer día estupendo. Dimos las letras. Pero estuvimos todo el año dando las letras y aprendiendo a escribir. Yo ya sabía escribir cuando llegué. … Leer más

Mac Cain, cómo convertir tus propias fantasías en certezas (11)

—Buenos días, señor Mac Cain. —Buenos días, sí, sí que son buenos, señorita Eliza, ¿señora o señorita? —Llámeme doctora Eliza. ¿Le parece que retomemos el tema de conversación del otro día? Me estaba usted explicando que se sentía provocado por las mujeres. —¡Pues claro! ¿Es que no ve cómo van vestidas? —Veo cómo van vestidas. … Leer más

Los faraones en el circuito de Montecarlo (9)

Nivel E: ELLOS —¡Ja, ja, ja! Claro, Roy, y, por supuesto, lo verán aquí, en directo, en Canal Cuatro. Toda la emoción del Gran Premio de Mónaco. No lo olviden, en directo, sólo para abonados. Conectando con boxes, parrilla de salida y nuestra cámara especial en el escote de Brina Johnson, ¿no es cierto, Brina? … Leer más

El bueno del doctor Holtz, un investigador honrado muy equivocado (7)

Nivel C: El gabinete de psicología del doctor Holtz y el laboratorio de Lingüística Informática ¿Ya estamos todos? Ok. Perfecto. ¿Qué tal todos? ¿Estáis bien? Me alegro. Bueno, pues nada, yo siento haberos interrumpido de lo que estabais haciendo, pero es que he recibido una noticia importante y tenía que reuniros para comunicároslo. Nos han … Leer más

Miguel Ángel y Mc Cain, la primera impresión no es la que cuenta (6)

—Por fin me encuentra, señor Mc Cain. —Tengo un olfato especial para detectar árabes en suelo americano. El terrorismo es mi especialidad. Y tú eres un terrorista. —No soy árabe. No soy terrorista. Mi padre era un bereber de Marruecos y mi madre era española. —Lo dicho, medio moro. Todos los árabes en terreno norteamericano … Leer más

Miguel Ángel, los dados no juegan a ser Dios (5)

6. Sala de terapia de Un Mundo Feliz —Me alegro de que haya venido, señor Miguel Ángel. —Y yo me alegro de que se alegre, soy fan de la alegría… ¿doctora? —Eliza, llámeme Eliza. Espero que tengamos una buena relación sicóloga-paciente. —Bien, si es a mí a quien corresponde tener paciencia, así será. —¿Tiene usted algún … Leer más

error: Este contenido está protegido, no puedes copiarlo ni publicarlo en otro sitio web.