–Hola, Anicka, siéntate, dime, ¿cómo estás?

–Muy bien, doctor Holtz.

–¿Sabes lo que vamos a hacer hoy?

–No.

–Hoy vamos a hacer una sesión de hipnosis. ¿Sabes lo que es eso?

–No.

–Pues tú te relajas y comienzas a dejar que las imágenes vengan a tu cerebro y, mientras, me vas contando lo que pasa.

–Me vas a hipnotizar.

–Bueno, Anicka, no siempre lo que sabemos de las cosas es verdad. En realidad, te puedo ayudar, pero, si tú no quieres, es imposible que llegues a ese punto.

–¿Qué punto?

–El punto de soñar despierto.

–Ahhh. ¿Quieres que sueñe despierta y te lo vaya contando? ¿Eso es posible?

–Sí, si te relajas. Cierra los ojos y respira profundamente, túmbate en el diván si quieres. Relajada. Como si estuvieras a punto de dormir.

–Cuéntame un cuento.

–Está bien. Escucha atentamente, este es un cuento como los de Elige tu propia aventura. Piensa en el pasado, en África, en cuando eras más pequeña. ¿Dónde estás ahora?

–Estoy en mi casa, con Oüke. Papá me ha regalado un perro por mi cumpleaños y estamos jugando con él. Estoy muy feliz.

–Pero no siempre has sido feliz.

–No. Veo a una mujer, rota, en el suelo. Yo he escapado a la oscuridad, muy rápido. –Piensa más en el pasado.

–Ahora ya estoy en otra parte.

–¿Dónde te has ido?

–Muy lejos. Antes de nacer.

–Cuéntame exactamente qué ves.

–Me acaban de dar la noticia de que un amigo mío ha muerto, y estoy triste.

–¿Quién eres?

–Soy la hija de Lázaro. Así llaman a mi padre. Estoy muy triste. En mi casa lo apreciábamos mucho. Ahora me dirijo a darle la noticia a mi padre. KEDI BI SHEMAYA KAN BA AR’A.

–¿En qué lengua estás hablando?

–No lo sé. Me sale así.

–Pero, ¿tú dónde estás en esa escena?

–Yo soy la mujer.

–Tú eres Anicka.

–Sí, pero miro por los ojos de esa mujer. Estoy dentro de ella.

–¿Y tú hablas con ella?

–No. Hablo yo. Yo soy ella. Siento lo mismo que ella. Y ahora siento mucha pena.

–Ahora te vas a despertar, Anicka. Vamos a tomar el té, te he comprado un libro nuevo, espero que te guste. Ábrelo.

–La Orden de los Caballeros Tímidos. ¡La segunda parte de las aventuras de Andrés y Andrea! Muchas gracias, doctor Holtz.

–¿Estás contenta?

–Sí, mucho.

–Pues, hala, hasta mañana, Anicka.

–Hasta mañana, doctor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Universo Borg
error: Content is protected !!