Blog

7-conspiracion-black-swan-portada-libro-novela-universo-borg (1)

–…

–¿No lo ves, Alejo? Customizo mis barbis de góticas. Hoy me ha llegado la máquina de coser de mi abuela, menos mal que me la han traído. Esa Daisy es un amor de chica, la verdad, aunque sea un poco fighetta vistiendo, no me cae mal. Se nota que en el fondo es una chica de barrio, por mucho que intente esconderlo. La gente no debería ocultar lo que es, así nunca nos aceptaremos a nosotros mismos, verdad, ¿Alejo?

–…

–¿Esto? ¡Ja, ja! Pues para hacer ropa. ¿Cómo os hacéis la ropa vosotros?

–…

–Claro, vosotros los colonos siempre con todo tan tecnológico, fibra espejo, bioadaptadores, ceniza morada. En fin…

–…

–Eso de que los colonos y los terrícolas tenemos el mismo pasado ya me lo has contado…

–…

–Nada. No me pasa nada.

–…

–He dicho que nada.

–…

–Es que si me pasara algo, ya deberías saberlo, ¿o es que no me conoces?

–…

–Déjate de Valeria. Sí que lo sabes bien, no te hagas el tonto. Tú sabes bien lo que ocultas.

–…

–Está bien, una pista. ¿Por qué en tu Facebook, en el apartado de situación sentimental, has puesto soltero en lugar de casado o en una relación?

–…

–¿O sea que, como te importa tu imagen pública, no quieres que el público se entere de que tienes una relación conmigo? ¿O es eso lo que haces siempre? ¿Ocultar tu relación?

–…

–Déjate de intimidad, eso es ser un desconfiado.

–…

–Pues si este es un planeta subdesarrollado, ¿por qué has venido? ¿Qué estabas buscando? Porque yo soy una subdesarrollada, si lo que quieres es una desarrollada….

–…

–No lo sé, dímelo tú. Yo solo te digo una cosa, me revienta, no soporto que nadie se piense ni por un solo minuto que se está aprovechando de mí. Para chulo chulo mi pirulo y esto siempre ha sido así. Así que, o me dices lo que ocultas o ya te estás largando.

–…

–No me cambies de tema. Faltan tres días para mi cumpleaños, ¿para qué me das ahora el regalo?

–…

–¿Esto qué es? Qué cosa más rara. Es bonito.

–…

–No, no lo sabía. ¡Qué colgaera! Leer el futuro con esto… ¿Y cómo lo hacían los brujos andinos? ¿Meneaban el estaño líquido en el agua con una cucharilla o qué? Y, de todas maneras, ¿a qué viene todo esto cuando estábamos hablando de otra cosa? Ya estoy un poquito harta de que siempre intentes evitar el conflicto yéndote por las ramas.

–…

–Error, en el momento en que dices “no quiero hacerte daño”, ya has herido los sentimientos del otro.

–…

–Y vienes buscando anticuerpos del pasado para el futuro, ya, ya, ya. Bueno, y en el caso de que sea verdad, ¿y?

–…

–¿Pero por qué no me lo has dicho antes? Si nuestros antepasados son comunes y nosotros tenemos los anticuerpos para combatir ese virus, ¿a qué esperas? Yo estoy dispuesta a ayudarte. ¡Mamma mia! Pensaba que se trataba de otra cosa.

–…

–Me da vergüenza decírtelo, pasa, lo tuyo es más importante. Dime, qué tengo que hacer. Yo te amo, haría cualquier cosa por ti.

–…

–¿Cómo que no vale cualquier persona? ¿A quién estás buscando entonces?

–…

–Pero eso es imposible, pero si todavía la persona no ha sido concebida…

–…

–Ah, ya, claro, las células embrionarias de la madre. ¿Y quién es la afortunada?

–…

–¿Alexia embarazada? ¿Pero es que aquí todo el mundo sabe lo que va a pasar?