Blog

8-conspiracion-black-swan-portada-libro-novela-universo-borg

–Nexo al habla, dígame, en qué puedo atenderle.

–(…)

–Ah, es usted. Bien, bien, no será fácil.

–(…)

–Necesitaremos la intervención de engranajes de diversa índole. Mecanismos complejos.

–(…)

–No será un problema de dinero, hay desconfianza.

–(…)

–Por supuesto, compraré la confianza y el miedo a la deslealtad.

–(…)

–Construiré un proyecto con mi gente. Ofreceré los informes a las manos adecuadas. Le avisaré en cuanto tengamos el proyecto y los actores que van a entrar en el juego.

[…]

–Emir, traigo un negocio entre manos que le puede interesar.

–(…)

–De mucho dinero.

–(…)

–Añádale usted varios ceros más.

–(…).

–Le enviaré a un enlace con el proyecto.

–(…).

–No se preocupe, uno de confianza, el que usted escoja.

–(…)

–¿Enrón? De acuerdo, Enrón será. Nexo siempre cumple lo que promete.

[…]

–General, vamos a dar vía libre al asunto que tanto estábamos esperando.

–(…)

–Sí, ese asunto, demos vía libre al esperado Armagedón.

–(…)

–No, el MOSAD no está al tanto, ni debe estarlo.

–(…)

–Nexo le garantiza su seguridad.

–(…)

–Conocemos el grado de complejidad, la recompensa para usted será proporcional a esta dificultad.

–(…)

–Enron le proporcionará los detalles de la operación.

[…]

–Emir, ¿a qué debo el honor de su invitación a palacio?

–No son buenos tiempos, para nadie.

–Cierto es, Emir.

–Quiero agradecerle, imán, todo lo que está usted haciendo desde su posición. Su discurso ayuda mucho a la verdad y a la certeza en estos tiempos de incertidumbre para nuestros fieles. Usted les indica el camino a seguir. –Así es, pero los israelitas se niegan a escuchar. Nos bombardean con provocaciones. No atienden a razones, no se quieren marchar.

–Llegó el momento, imán. Nuestras plegarias han sido escuchadas. Los hijos de David entenderán el mensaje de nuestro poder y de nuestra fuerza y se marcharán. En su mezquita deberá encontrarse con aquellos fieles a su palabra hasta la muerte. Mi contacto se encontrará con ellos.

–Así se hará.

–Que la paz sea con su alma.

–Y con la suya también.

[…]

–Hace tiempo que no le veo por la sinagoga, general. –No abandono mis oraciones para que el pueblo de Israel consiga la victoria en la tierra prometida, rabino. Reconstruiremos el Templo de Salomón, tal y como nos ordenan las escrituras.

–Nuestras oraciones han sido atendidas, general.

–Así es. Nosotros debemos ser el brazo ejecutor de Dios, el momento ha llegado. Necesito tus brazos, rabino, el gobierno se ha vuelto endeble, quiere actuar pero no actúa. Están esperando que hagamos algo. Esta es la tierra que se nos prometió. Palestina no debe existir.

–Esta sinagoga posee muchos brazos que esperan impacientes; ahora son tuyos y de Dios.

–Llevarás mi contacto a los tuyos, rabino.

–Así se hará, Dios te ayude.

–Dios te ayude, rabino.

[…]

–Este es el hombre del que os hablé, es un emisario. Yo me retiro.

–Gracias, imán. La paz sea contigo.

–El imán me ha garantizado que usted puede activar la célula.

–Si es esa la voluntad.

–Lo es.

–Necesitaré informes.

–Aquí los tiene.

–Esto es complicado. Necesitaremos adiestramiento en explosivos. Expertos, esto es muy específico.

–Tengo un contacto. El imán está muy interesado en que se haga fuera de la llamada a la oración. No quiere víctimas entre los fieles, la proximidad de La Mezquita de Al-Kset y el Templo de la Roca os obligará a ser muy precisos. Que sea de madrugada. A las seis.

–Si esa es la voluntad…

–Lo es. Espere mi contacto.

[…]

–Este hombre es el aliado de nuestra causa. Dios os ayude, yo me retiro.

–Gracias, rabino.

–¿Su grupo está preparado para entrar en acción de inmediato?

–Con la ayuda de Dios. Necesitaremos un informe sobre el plan previsto.

–Aquí tiene.

–Es complejo.

–¿Algún problema con los explosivos?

–Tenemos contactos en el ejército. No hay problema si el informe es correcto.

–Lo es. El rabino desea que se haga de noche, el Muro de las Lamentaciones se haya próximo. No quiere víctimas entre los hijos de David. Será a las seis, justo antes del amanecer.

–El amanecer del día del Armagedón. Así lo haremos.

[…]

–Todo listo, señor.

–Aaggh, já, já. Estupendo, Nexo. A las seis veremos estallar a la vez La Cúpula de la Roca y el Muro de las Lamentaciones. Ja, ja, ya veo los titulares:”La muERTE DE LOS SIMBOlos”. Ja, ja…, jo…, go, go, aaaah gho.