Blog

7-conspiracion-black-swan-portada-libro-novela-universo-borg (1)

–Bueno, ¿qué? Miguel Ángel, ¿nos vamos ya? Hoy estoy pletórico, es nuestro cumpleaños, treinta tacos ya, y ¿dónde lo vamos a celebrar? Pues nada más y nada menos que en el Buckingham Palace. Ya verás, tío, nos vamos a reír cantidad. ¡Una fiesta de la reina de Inglaterra! ¡Dios mío! Tenemos que recoger los smokings y, toma, te he traído un libro de protocolo, para que le eches un ojo por el camino.

–Gracias, pero no lo necesito.

–Oye, mira, no te sientas ofendido, pero es que, cuando uno no sigue las normas, la gente lo interpreta como una falta de educación. No estás acostumbrado a ir a estos eventos, no te acomplejes, pero es imposible que conozcas todos los rituales, si no los conoces, no nos lo pasaremos tan bien. No sabes, además, lo que me ha costado que estés. Son actos de un gran elitismo y exclusividad, si no fuera por mi padre, no podríamos estar allí.

–Impossible is nothing.

–Eso no lo digas hoy en la cena, ¿eh? Yo adoro a los reyes. Pero por motivos muy diferentes a los del populacho. Desde tiempos inmemoriales, han construido una ficción, la de que, por naturaleza, la gente caza, muere y vive por ellos. Lo mejor de todo, y esto es lo que más me gusta, no es el hecho de que la gente se lo haya creído, sino que la gente trabaja para pagarles esos privilegios sociales que colocan al resto en una situación de inferioridad. ¿No me digas que el engaño no es delicioso? Y lo mejor de todo es que ellos, los propios reyes, también se creen que son diferentes al resto. Ya verás cuando tengamos que hacerle la reverencia a la reina de Inglaterra, ¿ya has pensado qué le vas a decir? Hay que encontrar el punto medio entre ser original e ingenioso, pero sin alterar el protocolo. ¿Sabrás cómo hacerlo?

–No te preocupes, hacer que la gente se sienta bien es mi especialidad.

–Eso sí que es verdad.

–Muchas gracias por el cumplido. Qué te iba a decir, quería hablar mientras llegamos de un asunto… Durante todo este tiempo, siempre nos hemos divertido con tus aventuras, tus planes…

–Porque mi único plan es pasarlo bien y mi única aventura disfrutar cada segundo, que el tiempo pasa, chaval.

–Mejor es que tú pases por el tiempo a que el tiempo pase por ti.

–¿Qué quieres decir, Miguel Ángel? ¿Qué me comporte como mi padre? Una de las fortunas más grandes del planeta y todos los días angustiado, en una deriva de sufrimiento constante por el devenir de sus empresas y con una agenda más apretada que el metro de Tokio, teniendo siempre un ojo siempre puesto en la escala del mercado de valores. ¡No, Miguel Ángel, esa no va a ser mi vida!

–Tú lo dices.

–Paso de tu rollo, pepino. Yo lo afirmo. Tengo más dinero del que podré gastar en toda mi vida y eso pienso hacer, intentar gastármelo. Mira, Miguel Ángel, yo respeto a mi padre, me he graduado en alta economía, estoy doctorado, numerosos premios avalan mi carrera económica y empresarial, con dieciséis años era teniente de aviación en el ejército de mi país, con dieciocho, guardamarina en nuestro buque escuela, me he preparado todo lo que él ha querido…porque le respeto, Miguel Ángel, pero…es mi cumpleaños, creo que es mi turno ya.

–Es lo mismo, Adil, igual da que gastes tu tiempo tomando botellas de dos mil euros en Ibiza a que lo gastes mirando la escala de valores de cotizaciones en bolsa. No se trata de gastar, se trata de crear el tiempo como si fuese tuyo porque es cierto que lo es. Y la pregunta es: ¿qué quieres para ese tiempo? Porque ese tiempo es tu vida. Tal vez quieras ser el hombre más pobre del mundo desde un punto de vista material y el más rico desde un punto de vista espiritual y quemar tu propio dinero mientras te tomas un psicotrópico y bailas alrededor de una hoguera en el Amazonas.

–Pero, ¿qué estás diciendo? Dime un solo motivo por el que iba a querer dejar de ser rico y perderlo todo.

–Tal vez no se necesiten motivos, sino el deseo de crear tu tiempo. De ser verdaderamente tú.

–Eso es imposible, nadie elige, cada quién es lo que le toca. ¡Basta de profundidades que es mi cumpleaños! Venga, hemos llegado al helipuerto, toma, ponte el casco, ¡me encanta pilotar estos cacharros!

–Adil, si me sigues, sabrás…

(CHiiiiIIIIIIII; TACATACATACATACTACATACTA)

–Después me lo cuentas. Ahora, al Buckingham Palace.

–… y conocerás el amor…

– ¡Hemos llegado! ¡El casco, el casco, Miguel Ángel! ¡Quítatelo!

–Y, por todo esto, tú te sentirás Faraón sin necesidad de serlo. Amarás tu vida.

–¿Qué? No me he enterado de nada, Miguel Ángel, lo siento. ¿Has estado hablando todo este tiempo? Espera, no pases todavía, tienen que presentarnos.

–(Te decía que, si sigues mis consejos, esta vez, no querrás suicidarte).

–(¡QUÉ?)

–¡Hijo, ven!

–Perdona, Migue Ángel, es mi padre. Ahora nos vemos, me tienes que dar una explicación seria de esa tontería que me has dicho.

–Hijo mío, deseo presentarte a alguien, este es el señor Moctezuma y desea proponerte para algo más importante que cualquier otra cosa que te parezca importante.

–Así es como he sido presentado a tu padre por Nexo, como señor Moctezuma, y ese es el ÚNico nombre que sabrás de mí. Dime, hijo, ¿cómo crees que se gobierna el mundo?

–Los mercados gobiernan el mundo.

–¡JÁ!¡JÁ!¡aaaHghÓ! Los mercados…Los mercados tienen noMBRE Y APELLIdos. Mira, hijo, te lo voy a explicar muy breve: el pez grande se come al chico y el resultado es que hemos quedado pocos peces pero muy, mUY GRANDES, y no nos comemos entre nosotros, lo organizamos TODO para que siempre seamos nosotros los grandes. La fortuna de tu padre es digna de participar en la organización.Tengo potestad para apadrinar al nuevo organizador, mi sucesor, aunque no te dejes engañar por la mascarilla y la silla de ruedas, me queDA MUCHO TIEMPO, ooghó ¡ghó!¡ghó! Aun así, serás uno más entre nosotros, con pleno poder. Tu primera prueba será la caja TONTA, que siga siendo nuestro instrumento más LISTO.

–Es una gran oferta señor Moctezuma y un honor que se haya fijado en mí, de todas maneras, permítame…

–Adil, hijo mío, no estás siendo consciente de lo que te ofrece el señor Moctezuma, es un privilegio ostentar la responsabilidad de conservar el orden de las cosas y asegurar el bienestar de tu familia, de la del señor Moctezuma y la de todos los nuestros.

–Una oferta son dOS CALCETines al precio de uno, esto no es una ofERTA, hijo, esto es el poder auténtiCO. ¡SERÁS EL DUEÑO DEL MUNDO!

–Le he entendido perfectamente señor Moctezuma, pero yo no pretendo ser el dueño de la vida de millones de personas sino de la mía. Si me disculpan.

–¡Ahí va! Más chulo que un toreRO, ¡eso es ambiCIÓN! Se le ofrece ser dueño del mundo y lo rechaza. Es enérgico tu chico, será un buen faraón.

–Mi hijo no me faltará al respeto. Hablaré con él. Aceptará, señor Moctezuma, eso téngalo por seguro.

–Lo sé, siempre gano.

[…]

–¡Adil! ¿Adil? Sabía que estarías aquí, en el helipuerto. Te he visto discutiendo con tu padre. Bonitos jardines para…meditar. Basta con coger el helicóptero, si te quieres marchar. Anda, Adil, quítate esa soga del cuello y baja de ese árbol.

–¡Lárgate, cabrón! No quiero tus sermones.

–Tranquilo, Judas, no te voy a dar ningún sermón, solo quiero subirme a ese árbol contigo para ver bien los fuegos artificiales. Tu vida ha brillado con luz propia, qué mejor manera de despedirte de ella que con una sesión de fuegos artificiales. Un bonito fin de fiesta. Esa ha sido tu vida, una fiesta, y eso es lo que desearías que siguiera siendo, pero crees que no va a ser así, ¿no es cierto?

–Te lo he dicho, nada de sermones, pepino. Veré esos fuegos, pero estoy decidido.

–Entonces, será el cielo el que te hable.

–¿Qué?

–¡PUM!¡PUM!¡PAF!¡PAF!

*Sabrás, sin lugar a dudas, que los sentimientos que recibes son sinceros y no promovidos por falso interés*

– Porque en tu vida conocerás el amor, Adil.

–¡Ja, ja! ¡Magia! ¡Has trucado los fuegos de la fiesta de la reina! ¡Serás cabrón! ¡Ja, ja!

–Mira y lee.

–¡PUM!¡PAF!¡PAF!¡PUM!

*Tu vida no se guiará por ganancias, sino por sueños*

–Porque en tu vida, por fin, conocerás la libertad.

–¡PUM!¡PAF!¡PAF!¡PUM!

*Ayudarás a cambio de nada*

– Porque en tu vida conocerás el agradecimiento. –¡CHIUUUU!¡PUM!

*Te compadecerás de los equivocados*

–Porque erradicarás el odio de tu vida.

–¡PUM!¡PUM!¡PAF!

*No tolerarás al intolerante*

–Porque serás justo.

–¡CHIUUU!¡PAF!¡PAF!

*Tendrás tiempo para todos y no para todo*

–Porque olvidaras las prisas.

–¡PAF!¡PAPAM!

*Procurarás que tu mente esté abierta*

– Porque el universo será tu hogar.

–¡CHIUUUU!¡PUM!

*Reconocerás las necesidades ajenas*

–Porque en tu vida, serás generoso.

–¡PAPAPUF!¡PAN!

*Encontrarás el sentido del valor*

–Porque comprenderás lo inútil de la existencia del dinero.

–¡CHIUUUUUUUU!¡PAF!¡PATAPAF!¡PUM!¡PUM!¡PAAF!

*Te sentirás único, te sentirás parte de todos*

–Serás feliz… Ahora, si lo deseas, puedes saltar del árbol. Pero, como has podido observar, todo se puede cambiar. Si decides no hacerlo, si quieres crear tu tiempo, me gustaría que mi amigo, mi hermano, disfrutase conmigo de la mayor aventura que jamás hayamos tenido. Convertiremos esas palabras en hechos. Haremos juntos la novatada más grande que se haya imaginado nadie nunca.

–¡PAAM!¡PAN!¡PAN!

*Te sentirás Faraón sin nesecidad de serlo*

–Porque amarás tu vida.